Hotel Alfonso XIII, a Luxury Collection Hotel, Seville
San Fernando 2 · Sevilla41004 · España 
· Teléfono:
(+34) 954 917 000
· Fax:
(+34) 954 917 099

Hora local:
10:37
· Tiempo:
Algunas nubes,
23 °C / 73 °F
· Envíenos un email

Atracciones Locales

Atracciones Locales
Atracciones Locales
Museos/Monumentos
Museos/Monumentos

Cómo Llegar

Sevilla es un crisol de civilizaciones famoso por su marcado espíritu universal y su carácter tradicional y festivo. Sería imposible enumerar cada una de las maravillas de Sevilla, cuyos principales monumentos fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987.

 

CATEDRAL Y GIRALDA

La Catedral de Sevilla –cuyo nombre real es Santa María de la Sede- es la más grande del mundo en estilo gótico, y una de las tres mayores junto a San Pedro del Vaticano y San Pablo de Londres que son construcciones posteriores. En su lugar se encontraba la Gran Mezquita de Isbiliya, convertida en templo cristiano en 1248 tras la conquista de la ciudad por el rey San Fernando y de la cual aún conserva el patio de las abluciones (hoy Patio de los Naranjos), la Puerta del Perdón y el esbelto minarete conocido como la Giralda. El actual templo empezó a edificarse en el siglo XI, prolongándose su construcción a través de 5 siglos y utilizando los estilos gótico, plateresco, barroco y renacentista.

En sus cinco fachadas se abren ocho puertas entre las que destacan la del Bautismo, la de Palos, la del Príncipe, la de las Campanillas y la de San Miguel, por donde entran las cofradías que hacen estación de penitencia en Semana Santa. Su planta consta de cinco naves en forma de cruz latina cuyo crucero de 40 metros de altura alberga el altar de mayores dimensiones de toda la cristiandad en el que trabajaron artistas de la talla de los hermanos Fernández Alemán, de Roque Balduque, Juan Bautista Vázquez el Viejo y Pedro de Heredia. La Sacristía Mayor en estilo plateresco acoge verdaderas joyas de la orfebrería como la custodia de plata de Juan de Arfe y las coronas de la Virgen de los Reyes y de la talla como el soberbio Crucificado de la Clemencia, tallado en 1604 por Juan Martínez Montañés. En la Capilla Real reposan los restos de numerosos reyes y reinas como Alfonso X el Sabio, Beatriz de Suavia, Pedro I el Justiciero y Fernando III el Santo. Cabe mencionar las rejas que cierran el Altar Mayor y el majestuoso coro, las vidrieras flamencas que tamizan la luz del cielo sevillano y el sepulcro donde reposan los restos de Cristóbal Colón.

La Giralda, que se eleva hasta 97,5 metros, es el minarete de la antigua Mezquita Mayor. Sobre la parte almohade (finalizada en 1196) se añadió un campanario cristiano y posteriormente una cúpula renacentista, estando rematado todo el conjunto por una veleta de bronce con forma humana que representa a la Fe.

 

REALES ALCÁZARES

Es un conjunto de varios palacios y jardines. En su construcción, promovida por el rey nazarí Mohamed V, participaron importantes artesanos locales, así como otros toledanos y granadinos. A partir de la reconquista de Sevilla en 1248 se construyeron diversos palacios y las murallas que los circundan. Durante el reinado de Alfonso X el Sabio se construyó el palacio Gótico y los baños de Doña María de Padilla, pero es el Palacio de Don Pedro I y su exquisito Salón de Embajadores la edificación más representativa de ésta época cristiana. La belleza de los patios de las Doncellas y de las muñecas se completa con la zona del Apeadero y los Jardines, donde destacan el Pabellón de Carlos V, la Fuente de Mercurio y la Galería de Grutescos.

 

MUSEO DE BELLAS ARTES

Emplazado en el antiguo Convento Carmelita de la Merced, el conocido Museo de Bellas Artes de Sevilla es la segunda pinacoteca pública de España. Fundado en 1835 como galería de retratos, abrió sus puertas en 1841 con obras provenientes de monasterios e iglesias sevillanos cerrados por la invasión francesa.

Alberga magníficas obras maestras de fama internacional como las primorosas Vírgenes Inmaculadas de Murillo, así como importantísimas colecciones como las del célebre pintor de la corte Diego de Velázquez, la de Francisco de Zurbarán, la de Ribera y los imponentes claroscuros de Valdés Leal, entre otros pintores del Siglo de Oro. También contiene obras del período de los siglos XII al XV, del Barroco y del Romántico, así como una colección de esculturas entre las que cabe mencionar las de Martínez Montañés. Además destaca una importante colección de pintura hispalense de figuras como Pacheco, Roelas, Herrera, Bacarisas, Gonzalo de Bilbao y Alfonso Grosso.

 

PLAZA DE ESPAÑA Y PLAZA DE AMÉRICA

La Plaza de España es el edificio principal del complejo urbano-artístico de la Exposición Iberoamericana celebrada a principios del s. XX (prevista para 1914, finalmente tuvo lugar en 1929). El arquitecto regionalista Aníbal González ideó su obra más importante para Sevilla con una planta semicircular de 200 m. de diámetro bordeada por un lago artificial y rematado por dos espectaculares torres en las que utilizó todos los elementos arquitectónicos. Uno de los atractivos principales de este bello lugar son los paños de azulejos representando escenas históricas de cada una de las provincias españolas.

La Plaza de América se encuentra en el corazón del romántico Parque de María Luisa y está bordeada por tres palacios ideados también para la Exposición del 29. El primero de ellos, de estilo neogótico historicista fue el Pabellón Real durante la Exposición. El segundo es una fantasía mudéjar que además de albergar el Museo de Artes y Costumbres Populares ha servido como escenario para diversas películas como Lawrence de Arabia. Por último, en estilo renacentista encontramos el Museo Arqueológico, que contiene numerosos mosaicos y esculturas de las cercana ciudad de Itálica, cuna de los emperadores Trajano y Adriano.

 

CASA DE PILATOS

La construcción de este palacio de estilo plateresco con azulejos mudéjares y bellos jardines se inició a finales del s. XV y se terminó por Don Fabrique de Ribera, primer Marqués de Tarifa, quién tras una peregrinación a Jerusalén en 1519 estableció un Via Crucis al templete de la Cruz del Campo con la misma distancia que recorrió Jesús, es por ello que a su palacio se le empezó a llamar popularmente “Casa de Pilatos”. Su estructura arquitectónica, organizada alrededor de una sucesión de patios, incrementa su valor por la importante colección de antigüedades y obras de arte que alberga, como los objetos romanos procedentes de las ruinas de Itálica y los frescos de la parte superior pintados por Francisco Pacheco en 1603.

 

BARRIO DE SANTA CRUZ

El Barrio de Santa Cruz es la Antigua judería, que data de la Sevilla árabe. Situada cerca de los principales monumentos es una de los sellos de identidad de la ciudad. Sus estrechas calles de se entrelazan en un complejo laberinto, que ofrece protección contra el inclemente sol Sevillano. Repartidas por todo el barrio está la Plaza de los Venerables, Plaza de las Cruces, Plaza de Doña Elvira, y la Plaza de los Refinadores.

 

TORRE DEL ORO

La Torre del Oro está situada a orillas del río Guadalquivir, a escasos metros del hotel. Es una torre de doce lados que fue construida por la dinastía Almohade para controlar el acceso a Sevilla a través del río Guadalquivir. Se le atribuye este nombre por el revestimiento dorado que tuvo en sus orígenes.
Construido durante el primer tercio del siglo XIII, la torre sirvió como capilla durante una época, y más tarde como prisión. Muchos atribuyen como falsa la leyenda de que se utilizó como almacén para el oro traído de las Indias. Actualmente, está convertida en Museo Naval.